Burgos, descubre su historia en sus monumentos

Burgos es una ciudad española situada en el norte de la Península Ibérica.

Para empezar me gustaría hablaros de la  gastronomía burgalesa, esta se basa en la calidad y tradición de su materia prima, lo más conocido es el cordero de lechal, las chuletillas a la brasa y la morcilla de burgos como bien indica su nombre.

Así que cuando vayáis a Burgos ir preparados a comer los mejores embutidos y corderos de toda la región.

A continuación os  comento  los monumentos que se pueden visitar y que realmente merecen la pena, ya que no solo su gastronomía es impresionante sino toda Burgos.

fuente:catedrales.info

Este invierno estuve allí con mi familia y realmente me sorprendió la ciudad por su encanto y su riqueza cultural. En primer lugar Burgos es conocida por su famosa catedral y esto se debe a que  en 1885 fue declarada Monumento Nacional y en 1984 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es la única catedral española que tiene esta distinción de la Unesco de forma independiente, sin estar unida al centro histórico de la ciudad o en compañía de otros edificios.  Es además el templo católico de mayor rango en Castilla y León puesto que se trata del único templo que siendo catedral metropolitana es a la vez basílica.

Burgos es una ciudad pequeña y se puede recorrer tranquilamente a pie, puesto que lo más importante se encuentra en el casco antiguo a parte de la catedral, es obligatorio visitar el Arco de Santa Maria y la Plaza Mayor.

El Arco de Santa Maria es una de las principales puertas de acceso a la ciudad junto al paseo del Espolón. Dicho Arco tiene forma de castillo, puesto que cuenta con sus almenas, torreones y hasta un arco del triunfo en honor a Carlos V.

fuente: flickr

Y en caso de la Plaza Mayor de Burgos es una plaza irregular, conocida por su gran ajetreo, por los coloridos de los edificios y la intensidad de visitantes que van a contemplar dicha plaza.Además se debe visitar la Casa Consistorial, la iglesia de San Nicolás, la Casa del Cordón que es un palacio flanqueado por dos torres de estilo renacentista.

Y de carácter obligatorio es ir a visitar el Mirador del Castillo, puesto que en él puedes contemplar todas las vistas de la ciudad.

Otra parte fundamental de Burgos es la gran cultura religiosa que tiene y a su vez tiene los monasterios más famosos de España como  el Monasterio de San Pedro de Cardeña situado a 11 kilómetros de Burgos y  el Monasterio de las Huelgas al que puedes asistir a las oraciones de las monjas.

La Matarraña, una Comarca con encanto propio

La Matarraña es una comarca aragonesa situada al este de la provincia de Teruel.  Su capital administrativa es Valderrobles y la cultural es Calaceite. Parece un pequeño oasis dentro de los altiplanos turolenses. Todos los municipios son bilingües tanto en castellano como en catalán.

Entre las 18 poblaciones de la Matarraña cabe destacar, Beceite, Calaceite, Cretas, Valderrobres y la Fresneda.

Beceite llego a contar con nueve molinos de papel, hoy en día solamente queda uno y se ha transformado en una galería de arte, a su vez, cuenta con varios portales que antiguamente era la entrada a la población.  Y cabe destacar  la Iglesia de San Bartolomé, de estilo barroco, la Lonja de la casa consistorial y los antiguos lavaderos.

Calaceite es uno de los conjuntos de la Matarraña mejor conservados y cuenta con numerosas casas señoriales, ermitas y un ayuntamiento del siglo XVII. En esta localidad encontraras el único molino de aceite que hace el aceite como se hacía antiguamente.

Gretas conserva tres portales y tiene unas construcciones de piedra perfectamente conservadas y los balcones de madera. Greta tiene una belleza especial, por esa razón recomendamos perdernos por sus calles y en la calle San Antonio podrás descubrir la Casa de Turull.

Valderrobles está declarada como Conjunto Histórico Artístico.  Conserva un portal: el de Bergós y una Torre puerta de San Roque. En la plaza se puede ver una casa palaciega y la casa consistorial. Valderrobles está situada encima de una colina y para visitar el castillo deberás subir alguna cuesta. Al lado del castillo que fue construido por los arzobispos de Zaragoza podrás contemplar la Iglesia de Santa María la Mayor.

Fresneda, como Valderrobles está declarada Conjunto Histórico Artístico.  La Fresneda cuenta con numerosas construcciones monumentales como la Casa de la Encomienda, el Convento y la Capilla del Pilar y en la Plaza Mayor se conservan casas palaciegas de los siglos XVII y XVIII.

A su vez, todas las poblaciones cuentan con rutas tanto la conocida ruta de las cárceles, como la ruta de los árboles singulares o la ruta del gótico.

 

 

Águilas, un alegre pueblecito en Murcia

¿Y ahora, por qué se estropea el tiempo? Con lo bien que estábamos ligeritos de ropa, llevando sandalias, tomando algo en una terracita… Así daba gusto salir a la calle. Bueno, no nos desanimemos, que enseguida sale de nuevo el sol para estrenar una temporada de calor que durará por mucho tiempo.

Yo me quedo reviviendo, los anteriores fines de semana en los que dominaba el sol. Uno de ellos conseguí hacer una escapada y visitar Águilas, en la Región de Murcia.

El encanto de la localidad, ha motivado que recientemente Renfe alargue su recorrido hasta este punto de la costa, aumentando sus servicios durante los meses de verano. Y si, encuentras poca disponibilidad en estos horarios, siempre queda la vecina localidad de Lorca para llegar hasta aquí.

Existen multitud de lugares atractivos que visitar, empezando por sus playas para  los que venimos del interior.

Desde la Playa de Levante, (típica playa para ir con la familia a la que se accede por el paseo marítimo y cuenta con puestos de socorristas y chiringuitos), o la Playa del Hornillo, más aislada del centro urbano y protegida por la Isla de Fraile, a la que suelen ir gente más joven…

A aquellas orientadas a la carretera de Almería y que se encuentran a un par de kilómetros del pueblo, por lo que son más tranquilas a nivel turístico. En este extremo, se encuentra la pequeña Playa de Calabardina de aguas cristalinas. Aquí, es frecuente ver acampadas de jóvenes en primavera, que viven la experiencia de dormir una noche cerca del mar al calor de una hoguera.

El Castillo de San Juan vigila desde la altura sus playas, ensalzándose en el punto más alto de la ciudad. Desde aquí arriba se ve una completa panorámica de la costa de la ciudad, y del pueblecito. Justo debajo del Castillo, el faro de Águilas, se encarga de alumbrar los barcos entrantes y salientes de la Bahía de Levante.

 

El Carnaval, es una de las fiestas más representativas de la localidad. Muestra de ello, es el museo dedicado a esta fiesta, que reúne un amplio repertorio de trajes espectaculares, algunos de ellos dotados de grandes plumas.

“La Mussona” es un personaje ancestral mitad animal mitad humano, que da el pistoletazo de salida a los días de Carnaval.  Quien interpreta a La Mussona, baja desde el Castillo de San Juan hasta la Plaza de España, recibiendo abucheos entre todos los curiosos que se acercan a la bajada de la fortaleza, gritando “Mussoooonaaaaa!!”. Es entonces cuando se desarrolla el pequeño acto que reza la tradición.

Si quieres saber algo más de esta alegre localidad costera, no dudes en consultar la página de la Oficina de Turismo. Verás cómo te animas a hacer una pequeña escapada…

 

Chinchón; anís, plaza y mesón

Al suroeste de Madrid capital, encontrarás el lugar ideal para hacer una pequeña escapada de la ciudad. Si tuviéramos que describir Chinchón, diríamos que es una plaza pegada a un pueblo. Dado que, en esta enorme plaza de majestuosa arquitectura se desarrolla toda la vida de la población. No sólo los lugares históricos  dotan a Chinchón de reconocimiento, sino  también su gastronomía, ferias y festivales, su afamado anís…

En cuanto al ocio y entretenimiento, en Chinchón hay días para todo, mientras la población es la más juerguista en épocas festivas, a veces es de los pueblos de la comarca más tranquilos. Momento ideal para recorrer las callejuelas del casco histórico y entrar en las tiendas de artesanía y licorerías. Sea cual sea el tipo de escapada, aquí encontrarás la opción deseada.

Su plaza catalogada como la plaza más pintoresca del mundo, es el corazón que hace latir Chinchón desde allá por 1499, cuando empezó a ser el encuentro de feriantes del ganado. Hoy en día, alberga el Ayuntamiento e ilustrados edificios de tres plantas con balcones de madera colgantes a la plaza, que los días de representaciones teatrales, actos que ya van siendo habituales en Chichón, se encuentran repletos de lugareños.

Desde la Torre del Reloj podrás tener una visión del casco histórico de Chinchón, declarado Conjunto Histórico Artístico, y del ritmo de vida de sus vecinos, que no tiene desperdicio. De esta ciudad, al igual que muchos otros se enamoró Goya. Rastro de su amor fue el retrato de la Virgen que yace en el altar mayor de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Es increíble pensar, que hace 50 años este lugar no fuera un punto de interés turístico en la Comunidad de Madrid. El cambio vino dado cuando la población se volcó en hacerse conocer, y enseñar su patrimonio histórico, gracias tanto a su Ayuntamiento como al sector hostelero que se movió en ello.

A partir de entonces, en 1964 se abrió el primer restaurante de la ciudad, el Mesón Cuevas del Vino. De su propietario Narciso García Ortego, nació la frase “Chinchón; anís, plaza y mesón”, conocida en toda España en los años 60 con el fin de promover el turismo en Chinchón.

Sin duda, toda una hazaña de este pueblecito pero grande en historia y espíritu, que hizo nacer al sector turístico, consiguiendo que entre 200.000 y 300.000 visitantes se acerquen por su Oficina de Turismo.

 

 

Trujillo, la ciudad del Nuevo Mundo

No hace falta irse muy lejos para encontrar pequeños pueblecitos con encanto que nos sumergen en la historia y el arte. En el corazón de Extremadura, Trujillo destaca sobre sus pueblos vecinos, siendo uno de los lugares preferidos por los turistas en toda la comarca. Por aquí han pasado varias civilizaciones y en todas sus épocas alcanzó su esplendor. Pero nunca lo hizo como en la época del Nuevo Mundo, cuando sus habitantes se fueron a descubrir las américas y trajeron consigo dinero y joyas con las que enriquecieron la ciudad. Entre los libros que cuentan la experiencia se encuentra “La Epopeya de la Raza Extremeña” del que podemos saber que partieron entorno a 587 trujillanos en busca de tierra nueva. Algunos de los personajes más célebres son Francisco Pizarro, conquistador de Perú o Alonso de Monroy de Chile.

Por ello, Trujillo se convirtió en un lugar destacado, aprovisionando a la ciudad con palacetes e importantes monumentos. Desde entonces se puede decir que acoge un turismo cultural muy ennoblecido. Todo esto me lo cuenta mi amiga Alba que tiene familia allí, y curiosamente lleva el apellido de uno de los conquistadores de su pueblo.

Al ser una ciudad pequeñita, es ideal hacer una visita durante el día. Pero mucho mejor si decides hacer una escapada de fin de semana, pues podrás alojarte en la habitación de algún palacete de la época entre sus increíbles hoteles ambientados.

Lo mejor que puedes hacer al llegar allí, es acercarte a la oficina de turismo, si quieres tener un mayor conocimiento de la ciudad, que te costará 7 euros, o a hacerte con un documento a modo de pasaporte que te permite por 5 euros visitar cinco puntos de interés.

La plaza mayor, es el lugar más transitado de la ciudad custodiado por la estatua en bronce de Francisco Pizarro. Aún se siguen vendiendo ultramarinos en sus históricos soportales y posee un amplio conjunto de edificios emblemáticos como pueden ser la impresionante Iglesia de Santa María, el Palacio de la Conquista que sirvió durante muchos años para alistarse hacia  tierras peruanas o la Casa de las Cadenas, de la cual se dice que albergó el derecho de asilo  para los que venían de a paso. Aquí podrás probar algunos de los platos más exclusivos de Trujillo como el jabalí al chocolate.

Cuenta la leyenda que durante la ocupación árabe, la virgen se apareció con el niño Jesús en sus brazos entre las dos torres del Castillo que custodia la ciudad, gracias a su imagen los moros abandonaron Trujillo y pudieron reconquistar la ciudad.  Desde entonces, situaron a la imagen de la virgen en una ventana de la fortaleza, como gesto de velar por su ciudad.

Esta es una pequeña reseña de una ciudad con encanto e increíbles historias, que se sitúa a tan sólo dos horas de Madrid, y que verdaderamente merece la pena conocer. Así que ya sabes, si  te animas a hacer una escapadita, este puede ser uno de los destinos de tu lista.

 

Qué hacer en el puente

Con el Puente de San José que ya tenemos justo encima, aún podemos tener la oportunidad para escaparnos por un día o dos de la ciudad. Si coger un vuelo crees que resulta un poco precipitado ya a estas alturas, te proponemos alternativas de corta distancia a destinos que podrás llegar en coche, autobús o tren. Hoy hablaremos de rutas gastronómicas, para aquellos que sois de buen comer. Bajo mi experiencia os puedo recomendar visitar…

Granada, la ciudad de las tapas por excelencia, donde al pedir una bebida ya bien sea una caña, refresco o chatito de vino… El camarero te obsequia con una contundente ración. El ayuntamiento de Granada, ya ha “oficializado” 6 rutas que puedes seguir por todo el centro histórico de la ciudad. En esta página podréis encontrar con más detalle los itinerarios de cada una de ellas:

Ruta tradicional 1: Hasta la plaza de la Universidad.

Ruta tradicional 2 (Realejo): Hasta el Campo del Príncipe.

Ruta joven: A calle Elvira, Universidad y plaza Trinidad.

Ruta multicultural: A plaza Nueva y Carrera del Darro.

Ruta moderna: Hasta Palacio de Congresos (Alhamar y San Antón, entre otras).

Ruta del barrio: Por el Albaicín hasta plaza Larga.

Aprovechamos para decir que en estos días, la ciudad tiene un ambiente más universitario que nunca. Mañana viernes 15 de marzo, se celebra la Fiesta de la Primavera, por lo que no sólo estarán concurridos los bares como de costumbre, sino que la fiesta también se desarrolla en la calle.

Ya nos lo decía el refrán, que por mucho que nos encontremos a las puertas de la primavera marzo ventoso… No nos queda más remedio que acudir a Cuenca y disfrutar de un calentito puchero que nos propicia la gastronomía manchega de la ciudad. En el casco histórico, podrás encontrar numerosas indicaciones de las distintas rutas que se desarrollan por la ciudad.

Entre los bares-restaurantes que os recomiendo está “La Edad de Oro” situada en la plaza mayor, que tiene una pequeña terracita con vistas a la catedral y a las casitas de colores típicas de la ciudad.

Esperamos que el post os haya servido como excusa para hacer una escapadita este puente, ¡Qué aproveche la ruta gastronómica y Feliz Puente!